Capitalismo energético

Por Daniel Del Pozo

Imagen

Un fin innegable del sistema económico capitalista es el de procurar que la fortuna de unos pocos se incremente hasta el punto en el que sólo sus ideas y consejos se escuchen en las esferas de poder de los gobiernos, de modo que cada vez aumente más la separación entre ricos y pobres. En el caso español se puede observar la mano de las grandes compañías eléctricas en las normativas aprobadas en los últimos años, y como intentan manipular la mentalidad colectiva para que incluso un ciudadano afectado negativamente por estas políticas crea que las medidas adoptadas repercuten positivamente en su bienestar.

La primera normativa aprobada por el gobierno de Rajoy fue el Real Decreto-ley 2/2013, de 1 de febrero, de medidas urgentes en el sistema eléctrico y en el sector financiero. En este texto corto y preciso se corta de raíz el desarrollo de las renovables, se prima aún más a las energías deficitarias, como los ciclos combinados, y se sientan las bases para la Sociedad de Gestión de Activos Procedentes de la Reestructuración Bancaria (SAREB).

Lo primero que hay que aclarar es que las primas a las renovables, como tal, no existen, sino que un productor de energía englobado en el régimen especial, (Real Decreto 661/2007, de 25 de mayo, por el que se regula la actividad de producción de energía eléctrica en régimen especial), puede elegir entre vender la energía producida a un precio fijado por real decreto o acudir a la subasta diaria de energía (Pool) en la que de forma artificial se fijan los precios de retribución de todas las energías no acogidas al régimen especial, como la nuclear, la gran hidráulica o las centrales de ciclo combinado. Como las renovables acuden a este pool con un precio de 0€/MWh, cuanta más energía renovable se produzca menor será el precio que hay que pagar a las compañías eléctricas (oferta y demanda). ¿Cuánto le puede costar a una central nuclear amortizada hace 15 años producir energía?, pues como la central está amortizada los únicos gastos que tiene son los de mantenimiento y explotación, que son mínimos, pero a la subasta diaria acuden a un precio altísimo, de manera que pueden incluso cobrar un precio más alto que una instalación aún no amortizada acogida al régimen especial.

Pero lo bueno llega ahora: el precio más alto fijado en la subasta diaria es el que cobrarán todas las tecnologías acogidas a ella, es decir, una eléctrica cobra lo mismo por un MWh producido en una central de carbón, una central hidráulica o una central nuclear.

¿Y qué pasa si hay muchas energías renovables produciendo en un momento determinado?, pues que las centrales productoras de “fácil encendido y apagado” se apagan, y no producen, pero cobran igual, porque el primer real decreto aprobado por Rajoy establece que las centrales de ciclo combinado (carbón/ gas) van a cobrar de manera continua por su capacidad instalada. Por hacer un símil fácilmente entendible, es como si compras un generador eléctrico de gasoil de 800W y no lo enciendes, pero el gobierno te paga por tener un generador apagado.

En este primer real decreto también se congelan los precios pagados a los productores renovables, y desde el púlpito gubernamental empieza la estrategia propagandística para hacer creer a la gente que las renovables son las responsables del déficit de tarifa y de la subida del recibo eléctrico.

Después de varias modificaciones en la normativa para salvaguardar los intereses de las grandes eléctricas, el ministro Soria presenta el R.D.9/2013, de 12 de julio, por el que se adoptan medidas urgentes para garantizar la estabilidad financiera del sistema eléctrico, en el que acaba por completo con el liderazgo mundial en tecnología sostenible de las renovables en España, estableciendo la imposibilidad de implantación de nuevas centrales productoras renovables y limitando su beneficio por ley. Se elimina por completo el sistema de retribución bajo el que se realizaron las inversiones y se pretende compensar con un “complemento a la inversión” basado en un criterio arbitrario ligado a las obligaciones del Tesoro a 10 años más 300 puntos básicos, ajeno al criterio inversor y regulador aplicado en los países occidentales, basado en el coste medio ponderado del capital (WACC, según sus siglas en inglés).

Este complemento se aplica no a las inversiones nuevas, sino a toda la vida útil de las instalaciones existentes, por lo que es claramente retroactivo. También es discriminatorio, al no aplicarse a ningún otro coste regulado. Tampoco se respetan los criterios de rentabilidad razonable establecidos por el Real Decreto 661/2007, y se ignoran los informes en los que la CNE ha reiterado que la remisión al WACC es necesaria para garantizar un retorno a la inversión, así como las disposiciones de los diferentes planes de fomento de las energías renovables lanzados desde el año 2000.

Y cuando pensábamos que la cosa no podía empeorar se filtra un proyecto de real decreto en el que se fija un impuesto a la generación para autoconsumo, de manera que si se aprueba tendremos que pagar por generar electricidad en nuestra propia casa, incluso si no la vertemos a la red.

Lo que debemos de tener claro es que las energías renovables hacen que baje nuestra factura de electricidad, no produce déficit de tarifa, necesita más trabajadores por € invertido que cualquier otra tecnología, aumenta la sostenibilidad social y medioambiental de la sociedad y provoca un valor añadido a nuestra economía, que es la no dependencia de energías importadas y la alta especialización de los trabajadores implicados en el proceso.

Anuncios

One response to “Capitalismo energético”

  1. Victoria says :

    Tirando piedras contra nuestro propio tejado. Para favorecer a unas empresas concretas en vez de promocionar precisamente lo que tanto nombran, la “Marca España”.
    Además, de no aprovechar ese nicho de empleo, que estas energías renovables ofrecen y de no promover la sostenibilidad ambiental.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: